En una época marcada por el estrés y una rutina cada vez más acelerada, los interiores ‘Slow’ resultan ser no solo un estilo de decoración, si no una verdadera filosofía de vida, para vivir más calmados y relajados, conectados con nosotros mismos, disfrutando de cada rincón de nuestra vivienda y dejando fuera el estrés que muchas veces invade nuestra vida. Se trata de crear una conexión entre persona-espacio-material para nuestro bienestar, convirtiendo la casa en tu refugio, en el lugar donde te sientes tú mismo.

Para unos interiores ‘Slow deco’, mejor dejar las estancias diáfanas y comunicadas, con pocos tabiques y obstáculos, para compartir los espacios en vez de aislarlos y para dejar que toda la luz natural disponible pueda fluir libremente y llene el espacio de su vitalidad.

 

No hay que sobrecargar ni exagerar con piezas ni mezcla de estilos, se trata de apostar por una decoración sencilla e uniforme basada en la calma y el equilibrio, que da importancia a esos pequeños detalles que te ayudan a sentirte bien.

 

Lo ideal es crear una distribución que contemple “rinconcitos de paz” donde pararte un momento para leer, escuchar música o simplemente descansar para desacelerarte y disfrutar de estos momentos solo tuyos.

 

Unas de las formas de dar un ‘look Slow’ a nuestro hogar, es utilizar muebles de fibras naturales y madera, reciclada, sin barnices ni pintura, con un aspecto natural. Se optan para muebles de líneas sencillas donde es el mismo material en sí el verdadero protagonista, que brilla con todas sus imperfecciones que lo hacen único.

 

Los textiles tienen que ser suaves y cómodos. Fibras naturales, como el lino y el algodón, nos ayudan a obtener un ambiente acogedor y son las opciones más utilizadas para dar ese aspecto natural a la decoración, más limpio y más ordenado, ya que favorecen la calma y el reposo.

 

Sin dudas los tonos cálidos son gran aliados para crean ambientes ‘Slow’ y acogedores ya nos aportan una sensación de relax y paz.

 

Deja que la naturaleza entre en tu hogar. Puedes introducir plantas y flores frescas, que pueden ser protagonistas en cualquier espacio de la vivienda, para dar ese toque de frescor. Cuidar de tus plantas te ayudará también a desconectar de la rutina y te regalará unos momentos de armonía y serenidad.

 

Y por último pero no menos importante, un aspecto fundamental del estilo ‘Slow’ es sin duda el orden que nos ayuda a mantener la armonía y el equilibrio. Estanterías, vitrinas, librerías, despensas, armarios…se organizan y se juega con su decoración dejando todo en su sitio.

 

En Valeria Bonomi estudio de interiorismo y arquitectura nos encantaría poderte mimar y poder transformar tu vivienda en ese hogar cálido y acogedor donde desconectar y finalmente relajarte lejos de cualquier tipo de estrés y encontrar tu pequeño oasis de paz.

 

 

facebooktwitterpinterestinstagram

error: Content is protected !!