Reforma integral con aire retro

Reforma integral con aire retro
Reforma integral con aire retro
Reforma integral con aire retro
Reforma integral con aire retro
Reforma integral con aire retro
Reforma integral con aire retro
Reforma integral con aire retro
Reforma integral con aire retro
Reforma integral con aire retro
Reforma integral con aire retro
Reforma integral con aire retro
Reforma integral con aire retro
Reforma integral con aire retro

Reforma integral con aire retro

Las viviendas nunca son pequeñas cuando aprovechamos al máximo la luz natural y el espacio que nos brindan.

Este proyecto ha sido un cóctel de retos y diversión. Partíamos de un espacio demasiado compartimentado que carecían de buena luz natural.

 

Con nuestro diseño hemos modificado su distribución, por lo que la vivienda ha quedado claramente dividida en zona de día y zona de noche.

Hemos aprovechado al máximo la entrada de luz natural de la vivienda y hemos estudiado una correcta distribución de las estancias.

Combinando la iluminación natural con materiales nobles y cálidos hemos obtenido un espacio muy amplio y acogedor.

 

En la entrada contamos con un recibidor muy amplio y con mucha capacidad de almacenaje, con armario, estantería y banqueta diseñados y fabricados a medida, todo integrado de una forma muy sutil y elegante con el salón, comedor y cocina. Para esconder la entrada al cuarto del baño, la celosía que diseñamos de roble natural y papel decorativo, ha sido una gran aliada y un importante recurso decorativo.

 

Para aprovechar al máximo la luz natural, la mejor opción fue decantarse por revestimientos blancos rotos que aportan luminosidad, por tanto, la clave en el proyecto y lo más divertido ha sido crear una conexión entre espacios a través de los materiales, texturas y colores.

Para dar personalidad al espacio y que resultara más acogedora la combinación con los tonos blancos, nos decantamos por un suelo y mobiliario de madera de roble combinado con materiales sostenibles como el mimbre y unos detalles en tonos mostazas.

La pieza clave sin duda en este proyecto, donde todos los materiales se funden, es el mueble de salón, diseñado a medida que termina de aportar personalidad propia al espacio.

 

Para integrar la cocina, quisimos romper con la continuidad que nos ofrecía la madera, así que elegimos un tono verde piedra, combinado con un azulejo vintage desgastado, que aporta carácter y que encaja a la perfección con la esencia de toda la vivienda.

 

La calidez del mimbre y de la madera, vuelven a ser protagonistas en el dormitorio principal, con un cabezal altamente decorativo, que convive a la perfección con la cómoda y mesita y su peculiar diseño.

 

El resultado final es un diseño funcional, personalizado y acogedor que ha sorprendido y enamorado a nuestros clientes.

 

Quieres volverte a enamorar de tu casa? En Valeria Bonomi Estudio de Interiorismo podemos ofrecerte soluciones únicas y personalizadas.

error: Content is protected !!